Una vueltuca circular por la sierra del Escudo y Monte Aa

A las 11:35 salimos del puente Cubillas con tola tranquilidad y palu en mano 17 personas y 4 perros en dirección a Rumiján.

El caminu comenzaba llano y tranquilo, aunque nos esperaba un infierno, la primera cuesta hasta Cantu Collau ni tan mal, de ahí a Camonel ya se mos sonrojaban las caras y de Camonel al altu (allá por Carrabañegas) sudábamos la gota gorda.

Costa occidentalSobre nosotras la atenta mirada de los buitres, las juguetonas piruetas de cuervos y cornejas que ya huelen la primovera, y el vuelo directo y decidido de un fugáz halcón peregrino.

Ya arriba, nel altu, con el vientucu nos ventilamos luego, así que, tras un buen bocadillo de tortilla acompañao de un quesucu terracampiño, unos buenos tragos de agua, pan y cucas, enfilamos sierra alante hasta la Pedraje. A la derecha la marina, con su caprichoso litoral bien definido en este día sin bruma. Desde Somo a Tina Mayor, amplio y claro, y San Vicente del Monte a nuestros piés. Por la izquierda, casi oyendo el trasegar del pueblu de Ruente, los valles de Cabuérniga y el Nansa, señoreados por las nevadas cumbres de las sierras del Cordel y Peña Sagra.Braña El Peral

Continuamos cresteando, Peñaflor, la braña el Peral (un parón pa sacar una fotuca a la bandera contra el Fracking, 4 años y medio después de aquella primera marcha contra la Fractura Hidráulica en este mismo lugar), la Peña la Silla y por fín La Pedraje.

y vuelta al suelu a terminar las reservas de quesu y fruta, despidiéndonos de esas guapas vistas pa meternos entre las cajigas y acebos de Monte Aa.

bajando1De Las Matanzas al Prau Sastre, y de ahí, siguiendo la cicatríz del Callejón Oscuru, labrau pol chirriar de los carros en sus idas y venidas a por leña, hasta el Vau la Muela y Guzpel, onde mos incorporamos a la pista que mos llevó de vuelta al puente Cubillas. Por el caminu, huellas de corzu, el piar de herrerillos, letrinas de tasugu y alguna que otra escarbaura de raposu.

A las 18:30, terminamos la ruta onde la empezamos, más cansadas y más contentas. La compañía la mantuvimos un ratucu más, lo justu pa unos cafés y parlar un pocu del paseu y los siguientes, que esperemos que vengan.

La jornaa fue estupenda y todas nos fuimos satisfechas, la gente de El Toju más que agradecida, un buen rato, una mejor compañía y una buena colaboración con la hucha de la casa.

llegadaSorprendente la brabura de nuestros montaracez amigos que, con 7 y 8 añucos, se patearon el monte… De ellos, entre otras cosas, aprendimos una adivinanza: ¿Que pasa si metes el libro guines en la minipimer?…que bates todos los recods… Paseo por la naturelaza compartiendo saberes, sabores y compañías, apoyando proyectos que nos gustan y denunciando los que nos hieren.

Sin embargo, por desgracia, no podemos decir que el día acabase bien, pues por la noche el fuego arrasó aquellos mantecones, carrasquillas, lirones, lagartijas, arañas saltadoras y cerambícidos, que en nuestro paseo paramos a mirar y admirar.. dejando, tras de sí, un manto de inerte y gris ceniza.

Una pena que a veces los intereses de nuestros ombligos ahoguen tantas vidas.

Vistas Vistas Peñasagra tratamiento con arcilla paulavistas paseo piedras Parada La Pedraje Los Anillos florina2 florina1 descanso Sel de Haya bajanloscrios bajando2 bajando1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s